Coaching y Resiliencia


foto equipo empleategoExisten varias definiciones de Coaching. Nosotras hemos elegido estas dos que nos resultan bastante clarificadoras y fáciles de entender:

«El arte de crear un ambientes a través de la conversación y de una manera de ser, que facilita el proceso por el cual una persona se moviliza de manera exitosa para alcanzar sus metas soñadas» Thimothy Gallwey.

«Consiste en liberar el potencial de una persona para incrementar al máximo su desempeño. Consiste en ayudarle a aprender en lugar de enseñarle» John Whitmore

Podríamos definir Coaching como una relación de apoyo entre el Coach y el cliente o coachee, en la que el cliente debería querer cambiar algo ya que puede estar sintiendo un desequilibrio en su vida que le preocupa e incluso un momento de crisis, ya sea personal, familiar, económica, laboral, etc. El Coaching se basa en la relación Coach-coachee, en la que el cliente aprenderá a superar los momentos difíciles y a resolver problemas por sí mismo y, finalmente, de forma independiente.

Todas las personas pasamos por momentos de crisis en nuestra vida. Las crisis son momentos difíciles en los que, normalmente, se suceden una serie de cambios. Cómo nos enfrentamos a esos cambios y nuestra capacidad de superación determinará nuestra situación futura, en definitiva nuestra vida.

La resiliencia es la capacidad de superar circunstancias traumáticas y de recuperación, volviendo a un estado de bienestar. Existen una serie de capacidades que sostienen la resiliencia:

  1. Autoestima: Tener una sana autoestima, es la principal base para conseguir ser una persona resiliente.
  2. Introspección: Es la capacidad de preguntarnos a nosotros mismos y darnos respuestas honestas, con responsabilidad.
  3. Independencia: Consiste en la capacidad de mantener un alejamiento emocional y físico, de las situaciones conflictivas.
  4. Sociabilidad: Una persona capaz de relacionarse con los demás incluso en los momentos más duros de su vida y en las peores circunstancias.
  5. Autoexigencia: Personas que a pesar de estar en momentos duros, consiguen tener iniciativa para superarse
  6. Humor: Reírnos de nuestros problemas es fundamental.
  7. Creatividad: Se pueden encontrar soluciones y salidas creativas a la realidad en la que podemos estar inmersos.
  8. Mantener tus Valores: Mantener vivos nuestros valores nos ayuda a continuar mentalmente sanos a pesar de las adversidades.
  9. Pensamiento crítico: Capacidad de analizar las situaciones, desde fuera, para tomar las decisiones adecuadas.

Pero¿Qué nos ayuda a construir resiliencia?¿Por qué unas personas se hunden antes las crisis y otras no? Estas cuatro habilidades te ayudarán a construir resiliencia para superar mejor tus momentos difíciles:

Sé responsable de tu vida. Ser responsable en situaciones difíciles te hace más resiliente. La responsabilidad es la capacidad de dar respuesta a las diferentes situaciones que te toca vivir, siendo proactivo con lo que sucede a tu alrededor. Ser responsable te da el poder necesario para implementar cambios en tu vida, sabiendo que siempre puedes hacer algo para camibar la situación que estas viviendo.

Descúbrete a ti mismo. Somos seres formados por cuerpo, mente y emociones. Conocer tu mente y tus pensamientos te ayudará a gestionar mejor las situaciones difíciles, de cambios. Tus pensamientos generan tus estados emocionales y estos, a su vez, generan tus actitudes que finalmente determinarán resultados de vida.

Muévete hacia tus metas. ¿Sabes lo que quieres en la vida? El 50% del éxito consiste en tener claro tus objetivos, tus metas. Enfocarte en lo que deseas te ayudará a gestionar pensamientos y emociones. Además, tus acciones estarán encaminadas a su consecución lo que determinará tus resultados. No olvides también que, el camino que recorres hacia tus metas es casi más importante que la meta en sí, ya que es en ese camino donde debes elegir entre unas acciones y otras. Es lo que va a determinar tu forma de pensar y de actuar, y el resultado de estas acciones. Es la guía que te ayudará a recorrer el camino que deseas y no otro.

Acepta el cambio. Pasar de la zona conocida (zona de confort) a la zona de objetivos supone aceptar un proceso de cambio que, en la mayoría de los casos, genera angustias y miedos. Este proceso es lo que llamamos la zona de transición. Esta zona es totalmente desconocida por quienes la atraviesan y solamente si consigues atravesarla podrás alcanzar tus metas.

Para conseguir tus METAS debes encontrar una motivación mayor que te empuje a caminar por la zona desconocida, sin que te haga volver a la zona conocida al mínimo contratiempo. La PASIÓN por lo que haces es el mejor combustible para conseguirlo.

Finalmente, gestiona tus emociones. La inteligencia emocional es la “Capacidad de reconocer nuestros sentimientos y los de los demás, motivarnos y manejar adecuadamente las relaciones” Daniel Goleman.

El autoconocimiento, la auto-regulación, la motivación, la empatía y las habilidades sociales son las mejores aliadas para gestionar tus emociones en los procesos difíciles y en tu vida en general.

¡Tu tienes todas las herramientas para vivir la vida que quieres y recuerda que, desde Empléate Go, podemos ayudarte!